FastStart™

Prepare the ground for a flying start

El proceso FastStart™ de Mercuri Urval permite a sus nuevos empleados- tanto internos o externos- conseguir rápidamente los mejores resultados. Nuestra meta es ayudarles a lograr un alto rendimiento, integrándose en su equipo tan rápido como sea posible. Una perfecta integración ahorra dinero, tiempo y frustración, y le protege del riesgo de perder personas de gran valía.

Acelera el rendimiento tanto de los nuevos empleados como de los ya existentes que cambien de posición”

Con nuestro análisis del comportamiento y del rendimiento del empleado, así como del negocio del cliente, Mercuri Urval puede garantizar la efectividad del FastStart™ y de un claro retorno de la inversión.

Nuestro enfoque del FastStart™

FastStart™ acelera el rendimiento tanto de los nuevos empleados como de los ya existentes que cambien de posición. Nuestro programa FastStart™ comprende:

  • Establecimiento de metas
    Una reunión tripartita entre el empleado, su superior directo y el consultor de Mercuri Urval establecen los objetivos de rendimiento al comienzo de la contratación.
  • Comprendiendo el nuevo entorno de trabajo
    Utilizamos los resultados obtenidos de la evaluación de selección aplicándolos  en nuestra herramienta I-SWOT™ para ayudar a que el empleado se centre en actuar a través de sus puntos fuertes en el nuevo entorno.
  • Definiendo expectativas de desempeño concretas
    Nuestros consultores y el empleado desarrollan un plan de desempeño de 100 días, que deberá de estar aprobado por el superior directo o por el departamento de RRHH. Con expectativas claras de rendimiento y objetivos definidos se consigue acelerar el correcto proceso de integración.
  • Tomando medidas
    Una sesión de coaching tripartita entre el nuevo empleado, el superior directo  y el consultor de Mercuri Urval asegura que el plan de 100 días se active de manera eficiente. Nuestro consultor se asegura de que el empleado y el cliente se benefician plenamente del plan de desempeño.
  • Analizando el rendimiento
    Nuestro consultor, el superior directo y el nuevo empleado evalúan el rendimiento de este último después de unos seis meses para poder planificar nuevas acciones en su desarrollo profesional.